La Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas quiere recuperar en los libros de texto a científicas despreciadas en la historia y ha puesto en marcha la campaña 'No More Matildas' para poner fin a la falta de referentes femeninos y romper con los estereotipos que influyen en que las niñas no se animen a cursar carreras STEAM.

Campaña 'No More Matildas'
Campaña 'No More Matildas'. Autor: Associación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas. 2021. Licencia: Todos los derechos reservados.

Si Einstein hubiera sido mujer en lugar de hombre ... ¿Qué habría pasado? Sería tan universalmente conocida? Son las preguntas que nos plantea la campaña 'No More Matildas', iniciada por la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT).

El objetivo de la campaña es llamar la atención sobre la falta de referentes femeninos en ciencia y la persistencia de los estereotipos y animar el profesorado y las familias a ser conscientes de que el efecto Matilda existe y que se continúa dudando de la capacidad de las chicas para las ciencias.

¿Quién era Matilda?

Matilda Joslyn Gage, activista de los derechos de las mujeres, fue la primera en denunciar esta tendencia sistemática por lo brillantes científicas habían sido despreciadas y sus logros, silenciados, o generalmente atribuidos a otros a lo largo de la historia. Margaret W. Rossiter, historiadora de la ciencia, puso nombre al efecto Matilda en honor a esta activista.

En los últimos años han aumentado los actos e iniciativas para visibilizar a las mujeres científicas. Pero el resultado es que en los libros de la ESO sólo el 7,6% de las menciones en ciencia corresponden a mujeres, según estudios de la Universidad de Valencia y de la Universidad Complutense de Madrid. Y eso ayuda a que permanezca el estereotipo de que las ciencias son materias más adecuadas para los hombres.