El mes de julio se está desarrollando en Barcelona un proyecto piloto llamado "Escuela Cívica". Ofrece nueve sesiones a lo largo del mes, donde la ciudadanía puede aprender y compartir sobre el uso de la tecnología para el bien común y para mejorar el sistema político y económico con tecnologías cívicas (civic tech).

Cartel de la Escuela Cívica
Cartel de la Escuela Cívica. Autor: Escuela Cívica. 2017. Licencia: Todos los derechos reservados.

Escuela Cívica es un consorcio de varias organizaciones que trabajan para apoyar a la ciudadanía "a descubrir, hacer uso y desarrollar tecnología para el bien común". Concretamente, hablan de "tecnologías cívicas" (civic tech, en inglés), que definen como "El uso de las tecnologías de la información y la comunicación para capacitar el compromiso y la participación ciudadana, con el propósito de mejorar sistemas políticos".

Durante este mes de julio han puesto en marcha su primera iniciativa, un proyecto piloto de sesiones participativas repartidas a lo largo del mes. Concretamente, serán nueve sesiones gratuitas de tres horas cada una, que tendrán lugar en diferentes equipamientos de Barcelona y L'Hospitalet de Llobregat. El 28 de julio habrá una fiesta ciudadana para presentar los resultados de esta primera experiencia.

Invitan a los y las participantes a repensar lo que significa ser ciudadano o ciudadana en una sociedad inmersa en la tecnología, dando una visión transversal y crítica de la civic tech.

Desde el consorcio que lo impulsa, explican que este piloto "es producto de la inteligencia colectiva". Sus formatos educativos se han generado de la diversidad de experiencias y visiones de las personas que forman parte del consorcio, pero quieren ir más allá y con las ideas aportadas por los participantes "darle una forma más permanente al proyecto" .